Sergio Maldonado: No puedo explicarles el dolor que tengo

September 23, 2017

Santiago Maldonado desapareció el 1 de agosto en el marco de un operativo de la Gendarmería Nacional y en medio de una brutal represión de una fuerza de seguridad que responde directamente a la ministra Patricia Bullrich. Sergio Maldonado, su hermano, se enteró un día después. Hasta el 2 de agosto, Sergio era un tipo común, comerciante, callado, medio solitario. La desaparición forzada de Santiago hizo que su vida de un giro de ciento ochenta grados.

 

¿Lo extrañas?

Sí…

 

¿Crees  que está vivo?

Yo insisto en eso, hasta que no vea otra cosa voy a seguir insistiendo en eso. Sería muy duro pensar otra cosa. Por momentos te pasa que no, por otros que sí… Por ahí empezás a estar más en contacto con gente que ha estado en esa situación y se crean esperanzas porque hay gente que estuvo un montón de tiempo y después la liberaron. Hasta que yo no vea a él vivo o a su cuerpo, yo lo voy a buscar a él vivo.

 

¿No tienen dudas de que haya sido la Gendarmería?

Si hubiese otra hipótesis seria, no como todas las que tiraron, por ahí no viene al caso, pero después de decir que Santiago se había ahogado en el río, el juez (por Otranto) ordenó un allanamiento en una peluquería de San Luis.

 

¿El mismo juez que dice que Santiago se ahogó en el río Chubut, al día siguiente ordena un allanamiento en una peluquería en la provincia de San Luis?

Claro, ahí te das cuenta que no hay nada. La única hipótesis real es: los testigos que se presentan y dicen que tres gendarmes le pegan a Santiago, lo cargan y se lo llevan y otros están mirando y son todos cómplices. Esa es la única hipótesis concreta y que está fundamentada y con testigos y todo.

 

Esta semana que pasó hubo allanamientos, rastrillajes, detenidos, maltrato a testigos, casas incendiadas; fue la más complicada?

Digamos que eso es lo que ven ustedes y a lo mejor les parece que es la semana más dura pero todas las semanas lo son, todas tienen su condimento extra. Ahora ya estoy medio curado de

 

espanto y nada de lo que hacen te sorprende. Te sorprende que hagan algo bien, pero como no pasa no hay ninguna sorpresa.

El octavo día fue para mí muy cruel. El lunes también. Hubo un día que nos atacaron todo el tiempo a los teléfonos, diciendo que tenían datos, ese día fue una tortura psicológica terrible, por ahí eso no salía en todos lados pero lo sufríamos nosotros internamente.

El lunes también fue difícil. Llegar al lugar donde desapareció Santiago y ver gente que está rastrillando y corren y se cruzan de un lado a otro. Por ahí vos veías eso y decías ¿qué están haciendo? ¿están enterrando algo?

 

¿Cómo te sentís respecto del tratamiento de los medios?

Personalmente, hay medios que pretenden que estés todo el rato saliendo y te llaman y te taladran. Yo entiendo que hacen su trabajo pero uno es un ser humano, nosotros hace 52 días que no tenemos vida. Uno no es una máquina y tampoco puedo ponerme a explicarles a todos el dolor que tengo.

Y con respecto al tema, hay medios grandes que por ahí lo ensucian o lo cambian. Al principio salía a desmentir, ahora ya no. Yo tampoco puedo luchar contra los medios masivos para que informen bien.

 

¿Tuvieron contacto con funcionarios del Gobierno?

El día ocho con Gerardo Milman (secretario de seguridad interior) y hace tres semanas con el ministro Garavano, a quien le presentamos un escrito haciendo un pedido para que interviniese la ONU, peritos de parte y una serie de cosas. A algunas accedieron y a otras no. Más allá de eso nada y a esta altura ya no hace falta. Menos de Bullrich, a quien vengo pidiendo la renuncia.

 

¿Tus viejos cómo lo llevan?

Día a día, que se yo… Yo hablo y cuando hablo, obviamente es llorar, no es que tengas un diálogo fluido. Aparte ellos me ven por la tele y se guían por eso, te ven que sufrís que llorás y obviamente ellos también sufren todo el tiempo. Ya como que les tengo prohibidos algunos canales, aislados de los teléfonos, hay un montón de precauciones como para preservarlos y que no sufran, que no sufran más de lo que ya están sufriendo.

 

¿Cómo fue encontrarte ante esa Plaza de Mayo llena, con tanto apoyo, tanto acompañamiento y cariño?

Mucha emoción y sentir un respaldo grande. Ahora, todavía no se hizo oficial pero el 1 de octubre habrá una nueva convocatoria y esperemos que se redoble la apuesta y vaya mucha más gente, que sea en todo el país, que vayan las familias. Para pedir por la democracia, por la aparición de Santiago, que no pase otro hecho igual. Que aparezca Santiago y que podamos vivir tranquilos, no con miedo como se estuvo generando ahora último. En las escuelas entra Gendarmería. En la calle te paran, te llevan, te meten preso y te pegan. Eso tiene que parar y el freno lo tenemos que poner nosotros.

 

¿Cómo era tu vida hasta el 31 de julio?

Hasta el 2 que yo me entero, a las 2 de la tarde, de comerciante, normal, muy perfil bajo. Recontra tranquilo. Nada de exposición en ningún lado; ni pensando ni queriendo, nunca, participar o ser alguien público como es ahora. De hecho, no dejaba mensajes porque hablando mi voz es horrible, me daba vergüenza. Pasaba los fines de semana tranquilo, sin gente, por ahí medio solitario y ahora es todo al revés. Estás con un montón de gente que te conoce, que te abraza, que te da apoyo. Parece que estás en una película, que por momentos está buena y por momentos está mala. Mala porque Santiago no aparece. Y buena por un montón de gente que conoces y decís mirá esta gente lo que hace, que yo no estaba enterado y que bueno que haya gente así.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com

41512410_244545376219544_752372911704952

TribunaTDF es un portal de noticias que publica información destacada de la República Argentina y el mundo.